Posiblemente hace unos 30.000 años sucedió el origen del habla, sin embargo la escritura alfabética
tiene una historia de 4.000 años aproximadamente. Siguiendo esta especulación, la humanidad
sobrevivió 26.000 años analfabeta con la única posibilidad de transmitir experiencias, acumularlas y
representarlas a través del espacio limitado de la memoria colectiva. Puesto que aún no existían ni la
historia, ni las escuelas, ni la burocracia, la humanidad de esta época estaba sensorialmente
integrada.
 

En esta forma integrada de habitar el espacio es cuando se funden el objeto y el ser por milenios
hasta la invención de la escritura, la cual supuso el crecimiento de la distancia lógica que hay entre
estos dos conceptos. Según Marshall McLuhan la abstracción, la separación y distancia de los
símbolos respecto de los objetos, llevó a la civilización a un estado más racional y funcional, donde
nacen los conceptos de útil y beneficioso. Este cambio de estado de civilización condeno a los
objetos a existir únicamente a través de la razón.

 

  Resolver la contradicción objeto/sujeto sería expandir el actual panorama ontológico. La dialéctica,
la hermenéutica y la semiótica son herramientas del lenguaje que se han agotado. El medio de
comunicación entre un objeto y el ser se debe transformar, doblar y tal vez, romper.
¿Por qué hemos desarrollado un lenguaje donde predomina la funcionalidad sobre la descripción de
las emociones?


EL LENGUAJE DE LAS COSAS


  Futuros cercanos, paisajes de geometrías donde la relación se da solo entre objetos, donde el paisaje
también es un objeto, formas que se conectan no a través del conocimiento matemático sino de las
emociones o de algún tipo de relación intraducible.

 

  Mundos imaginarios donde lo raro, lo queer, lo no traducible, es posible y convive a través de la
geometría. Un llamado a la no traducción, a la opacidad, a la disminución de la transparencia.
Figuras geométricas, símbolos abstractos que situados en un escenario cualquiera, nos sugieren
reflexionar sobre esta posibilidad. ¿Es posible correrse de la transparencia del conocimiento?
¿Podemos volver a relacionarnos con a la magia de la fe, entendida como la negatividad? ¿A la aldea
tribal? ¿A lo sensorial?.

 

  Las piezas incluidas en la exhibición comentan sobre los límites del lenguaje y su relación con la
exigencia de transparencia que caracteriza nuestra sociedad contemporánea.

 

 


#Queer #findelatransparencia #opacidad #simbolismo #magia #geometria #futurosposibles #religion